«Nuestro futuro tal y como están ahora las cosas no existe»

Entrevista con Satur Pardo, transportista afiliado a Hiru.

 

¿Qué rutas haces habitualmente?

Habitualmente trabajo para una empresa de paquetería a nivel provincial. Hago transporte industrial de paquetería en los polígonos industriales de Araba, alguna vez puedo bajar a Miranda o ir a Bergara, pero lo habitual es que ande por aquí .

 

¿Cómo estás llevando esta denominada crisis del Covid?

He estado trabajando todo el mes de marzo y ahora en abril los tres que andamos en industrial nos estamos turnando a semanas porque ha bajado bastante la carga de trabajo. Por ahora estamos parando uno cada tres semanas, aunque esto puede ir cambiando. 

¿Qué sensación tienes estos días cuando trabajas? La circulación ha bajado bastante, los polígonos están medio vacíos… 

En cuanto a la carretera, prácticamente vas sólo. Hay muy poca gente circulando, sobre todo la semana del confinamiento total. En cuanto a las empresas, está bastante claro que la actividad es mucho menor. 

¿Qué crees que va a suponer para el transporte una crisis como ésta?

Beneficiar es evidente que no va a beneficiar, ¿la varita mágica para saber qué va a ocurrir? Pues vaya usted a saber. Todo dependerá de la duración, de si salimos en “V” como dicen algunos o si salimos en “U” o si nos quedamos en la mitad. Yo apuesto por una salida en “V”, lo que no sé es cuanto tiempo pasará para que suceda. Es evidente que todo depende del control del virus. Cuanto antes tengamos una vacuna y la gente pierda el miedo, antes vendrá la recuperación. ¿Si esto nos va a beneficiar? Para nada. Menos trabajo, más nos aprietan, está claro. 

¿Será como la crisis del 2008?

No lo sé. Espero que sea más corta en el tiempo, pero tal vez sea más profunda en intensidad. 

 

«Hasta que no se regularice de alguna manera el acceso a la profesión más asequible, más normalizado, no habrá nada que hacer».

 

“Menos trabajo, más nos aprietan”. Hay quien dice que los cargadores están aprovechando la situación para hacer el mismo trabajo con menos transportistas y ahorrarse unos duros…

Es lo que están haciendo. Yo cuando trabajo lo estoy haciendo con una intensidad bastante potente, incluso te desborda un poco. Si estuviéramos los transportistas que habitualmente hacemos este trabajo andaríamos más tranquilos, pero como hay menos trabajo, la empresa no factura tanto, con lo que intenta ahorrarse esa persona para tener menos gastos. Está claro que cuando trabajas, trabajas a tope. 

¿Crees que se dilatará en el tiempo? Es decir, ¿aunque suba el trabajo mantendrán la reducción de transportistas?

Puede ser, es una opción. Aquí la gente está a lo que está. Si ven que así se ahorran algo, pues tal vez lo hagan, pero todo dependerá de la carga de trabajo que haya. Hasta que eso llegue, todo dependerá del “bicho”. ¿Si está controlado? Yo creo que esto volverá a subir a la situación en la que estábamos. ¿Cuánto nos va a costar? Esa es la incógnita que tenemos no sólo yo, sino todo el mundo.

¿Las cosas volverán a ser como antes entonces? No sólo la sociedad en general, si no los trabajadores…

Eso ya es otra cuestión. Yo creo que habrá un antes y un después. ¿Qué va a ocurrir? No lo sé, espero que sea para mejor. 

Siempre se ha dicho que el transporte es un sector bastante atomizado. ¿Crees que puede servir para que los transportistas se unan o esto será peor porque la gente irá aún más por libre?

El análisis que tengo de todo esto es que el transportista autónomo va a desaparecer a medio plazo. Las condiciones de acceso al transporte son totalmente de ciencia ficción. El hecho de tener que prepararte para un CAP, tener bachillerato, sacarte un carné de conducir especial, por decirlo de alguna manera, que vale un dinero, comprarte un camión, que vale otro dinero, bastante, y estar trabajando doce horas diarias, si no trabajando, de total disponibilidad. Creo que eso ningún chaval que tenga bachillerato o algún tipo de carrera va a aceptarlo como condiciones laborales. Es absurdo. No va a entrar nadie a la actividad. El transportista autónomo, si no se modifican las leyes va a morir de aquí a medio plazo o corto plazo, incluso.

Nuestro futuro tal y como están ahora las cosas no existe, no hay futuro para que las nuevas generaciones puedan acceder a este trabajo. El transportista autónomo está herido de muerte y como no cambien las leyes no va a existir. Lo que existirá es lo que ya hay ahora, mucha gente, normalmente migrantes, subcontratados y sin ningún tipo de alta en seguridad social ni ningún tipo de alta en actividades económicas que están trabajando y facturando para otro autónomo que sí factura a las grandes agencias. Eso es lo que está ocurriendo y lo saben los estamentos públicos. Lo saben perfectamente porque paran a la gente, le piden la documentación y saben exactamente cómo está el mercado. Y eso no lo están regulando. Lo único que hacen es echar una multa y al día siguiente vuelven a funcionar. Hasta que eso no se regularice de alguna manera con el acceso a la actividad más asequible y más normalizado, no habrá nada que hacer. El futuro es gente que no está para nada regularizada, trabajando para otra persona que sí lo está y explotada, evidentemente.

Al final esa explotación trae además del daño social evidente, una desprofesionalización del sector. 

Correcto. Cuando nos jubilemos los poquitos autónomos de verdad que quedamos en Euskadi, yo ya tengo 55 años y espero jubilarme algún día, seremos los últimos. Alguno tal vez un poco más joven que yo, pero poco más. Lo veo negro para el sector. Las grandes agencias se van a hacer con todo el mercado y poco más.